Archivo

Archive for the ‘Dios y prójimo’ Category

Yo quiero tener un millón de amigos…


El libro de Proverbios dice algo que es muy cierto y que nos va a dar la pauta para el tema de esta semana en “El Camino de la Vida”. En el capítulo 18 verso 24 dice así: “El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo; y amigo hay más unido que un hermano.” Los amigos son una parte muy importante de nuestras vidas, de hecho ellos forman parte vital de nuestro círculo de influencia junto con nuestros padres. Es por este que debemos de tener cuidado quienes son nuestros amigos y a quienes les vamos a dar la oportunidad de influir en nuestro camino en la vida.

Los amigos deben de ser vidas que nos hagan ser mejores personas, que saquen lo mejor de nosotros en las diferentes circunstancias que enfrentaremos en el camino de nuestra vida. Es por esta razón que Facebook muchas veces nos engaña haciéndonos creer que tenemos cientos de amigos, cuando en realidad amigos, más cercanos que un hermano son contados con los dedos de una mano probablemente.

Los amigos deben de ser personas que que nos muestren amor pero que al mismo tiempo nos enseñen algo en nuestro camino. Estas vidas que han de ser una bendición para nuestro caminar deben de ayudarnos a llevar nuestras cargas y sabernos perdonas cuando nos equivoquemos. Nuestros amigos deben de ser personas transparentes y sinceras todo el tiempo con nosotros, y que nos ayuden a levantarnos cuando estemos en el suelo en nuestro recorrido. Otro aspecto muy imrpotante es que nuestros amigos puedan orar por nosotros y apoyarnos de esta manera.

Sin duda encontrar alguien con todas estas cualidades es casi imposible de encontrar, por eso mismo es que decimos que amigos son pocos, sin embargo no debemos de buscar perfección, sino más bien, debemos de abrir bien los ojos y buscar que nuetros amigos tengan algunas de estas características y que ellos nos acerquen a DIOS, que sean de bendición para nuestras vidas, ya que muchas veces nos equivocamos y son estas personas las que nos llevan por el mal camino en nuestra vida. bien lo dice la Escritura nuevamente:  “No te hagas amigo de gente violenta, ni te juntes con los iracundos”.

Por último debemos de estar conscientes que si buscvamos personas así, nosotros mismo debemos de ser así. Es decir, nosotros debemos de ser lo primero en buscar ser de bendición para las personas que estan alrededor nuestro. El amor, apoyo, sinceridad, perdón, ánimo, oración, entre otras cosas, deben de ser nuestros objetivos para poder así mostrarnos amigos ante los demás. Si quiero tener buenos amigos, debo yo ser uno también.  

Tener muy buenos amigos y ser muy buenos amigos será pieza fundamental en el camino de nuestra vida, así que a poner mucho cuidado con quien nos juntamos, con quien compartimos tiempo y a quienes les damos un lugar importante en nuestras vidas. Se que muchos de ustedes tendran muchas experiencias que contar referente a los buenos y malos amigos, y por eso saben lo importante de ser cuidadosos al llamar a alguien “amigo”.

Resumen de las características a buscar en un amigo:

  1. amor http://www.biblegateway.com/passage/?search=romanos%2012.10&version=NVI
  2. instrucción http://www.biblegateway.com/passage/?search=romanos%2015.14&version=NVI
  3. apoyo http://www.biblegateway.com/passage/?search=G%C3%A1latas%206:2&version=NVI
  4. perdón http://www.biblegateway.com/passage/?search=efesios%204:32&version=NVI
  5. sinceridad http://www.biblegateway.com/passage/?search=colosenses%203:9&version=NVI
  6. ánimo http://www.biblegateway.com/passage/?search=1%20Tesalonicenses%205:11&version=NVI
  7. oración http://www.biblegateway.com/passage/?search=santiago%205:16&version=NVI

Ya no soporto a mi vecino, ¿qué hago?


Muchos de nosotros tenemos más de un vecino de esos que parecen una plaga. Me refiero a esos queridos vecinos que nos hacen la vida imposible y que nos hacen estresarnos más cada vez que llegamos a nuestras casas después de un día largo de trabajo o de estudio.

Estos vecinos son los especialistas en dejarnos su carro tapando nuestra cochera o en nuestro lugar de parqueo cuando vamos tarde para algún evento muy  importante. Nuestros queridos vecinos también tienen la habilidad o destreza de lograr que su basura llegue a la fachada de nuestra casa como por arte de magia. No se nos olvide de las fiestas con música a todo volumen los días de semana cuando alguien de nuestra familia trata de dormir o de estudiar. No podemos dejar de mencionar las carotas que muchas veces nos paran sin que nosotros sepamos la razón motivo o circunstancia. No olvidemos al vecino que tiene mascota y hace de nuestra casa su servicio sanitario. En fin, pudiéramos seguir enumerando razones por las cuales nuestros vecinos son únicos y que nos hacen volvernos locos hasta el punto de no saber qué hacer con ellos.

Muchas veces lo que se opta por hacer con estos “adorados vecinitos” es sacarles el aire de las llantas de sus carros, llamar al CAM, tirarles la basura de regreso enfrente de casa, o devolverles la gracia de su mascota, incluso llegamos a ponerles la música a todo volumen en la mañanita para desquitarnos la que nos hicieron la noche anterior. Esta situación es tan lamentable que el año pasado en nuestro bello país, un hombre llegó al extremo de matar a su vecino por problemas con el parqueo del carro. Esta noticia le dio vuelta a nuestro país y refleja la violencia que impera en nuestro querido terruño. La pregunta es entonces ¿Qué hago?

Pues las Escrituras nos animan a amar a nuestro prójimo y en este caso nuestro prójimo es nuestro vecino. Si nosotros entendemos que debemos amar a nuestros vecinos, sean estos buenos o malos, estoy seguro que nuestra sociedad fuera diferente. Tendríamos una sociedad en paz y armonía comenzando desde nuestros vecindarios. Comparto con ustedes los siguientes versos que nos muestran cual debe de ser nuestra actitud con nuestros vecinos:

Porque los mandamientos que dicen: «No cometas adulterio», «No mates», «No robes», «No codicies», y todos los demás mandamientos, se resumen en este precepto: «Ama a tu prójimo como a ti mismo.»10 El amor no perjudica al prójimo. Así que el amor es el cumplimiento de la ley. http://www.biblegateway.com/passage/?search=Romanos%2013&version=NVI

DIOS nos ha dado la instrucción que necesitamos para poder vivir en paz y sin violencia. Cuando nos percatemos de eso, todo será diferente. Nosotros podemos colaborar para tener una sociedad diferente. No todo es responsabilidad de la policía, de los partidos políticos o del gobierno, nosotros también podemos influenciar en nuestra sociedad.

Así que en lugar de actuar con violencia y buscando desquitarnosla, hay que demostrarle a ese vecino amor. en lugar de tirarle basura o ponerle la radio a todo volumen hay que buscar demostrarle amor y tolerancia aún y cuando “no se lo merezcan”, ya que del mismo modo y sin merecerlo DIOS no amó a nosotros. ¿Qué opinan ustedes? ¿Creen ustedes que podemos ayudar a que nuestra sociedad y nuestra nación cambien? Espero sus comentarios.