Archivo

Posts Tagged ‘terremoto’

Terremotos, Tsunamis y catástrofes nucleares…sólo así nos acordamos de DIOS


Este pasado viernes en la madrugada un fuertísimo terremoto golpeó a Japón, lo que luego provocó un Tsunami de grandes proporciones. Como que si esto no fuera poco en las últimas horas se ha reportado una “emergencia nuclear”. Todo esto despertó las alarmas de muchos países del océano Pacífico, debido a la alta posibilidad de Tsunami en sus costas.

Todo esto que sucedió invadió como un fuerte torrente, muy similar a las olas provocadas por el tsunami, las redes sociales de todo el mundo. Grandes y pequeños, hombres y mujeres, medios de comunicación, personalidades de todos lados y las personas comunes comentaron sobre este triste hecho que aconteció en tierra japonesa. Lo que se podía ver a través de los comentarios en los diversos tipos de redes sociales era la incertidumbre, zozobra y preocupación que reinaba en la mayoría de las personas de todas partes. Muchos pedían oración por el pueblo japonés, otros pedían a DIOS por sus propios países, debido a la posibilidad de tsunami, en fin, las redes sociales estaban inundadas de plegarias y peticiones.

Sin embargo me llamó mucho la atención una observación que leí de una persona en twitter, la cual decía así: “hoy si se acuerdan de DIOS vea…”. No recuerdo exactamente quién lo escribió, pero es un pensamiento lleno de mucha sabiduría. La verdad es que mucho de nosotros en el día a día no nos acordamos de DIOS para nada y sólo en casos o situaciones extremas nos recordamos de la existencia de DIOS y del hecho que él es quien nos cuida y protege.

Hoy quiero aprovechar este espacio para invitarlos a todos a darse cuenta que muchos esperamos vivir situaciones extremas en nuestra vida para volvernos a DIOS. Mientras todo está bien, ni nos acordamos de la existencia de nuestro Padre Celestial. Este es la filosofía de muchos, esperamos hasta que las cosas se pongan color de hormiga para buscar a DIOS. He conocido a muchas personas que es hasta que una enfermedad llega a sus familias o a sus propias vidas que comienzan a buscar de DIOS. Otros tipos de situaciones extremas que podemos mencionar son los graves accidentes automovilísticos, crisis económicas, guerras o catástrofes naturales, cómo este terremoto en Japón.

Yo me pregunto ¿por qué esperar? Por qué tienes que esperar que algo así suceda para buscar a DIOS. Por qué dejar todo a última hora, vamos al doctor hasta que ya no podemos más, llevamos al carro al taller cuando ya no camina, buscamos ayuda para las clases cuando ya está finalizando el año, buscamos consejo cuando ya estamos a punto de divorciarnos, en fin, buscamos de DIOS hasta cuando estamos en gran “riesgo”.

Es por todo esto que hoy quiero darte un par de consejos en el camino de tu vida. Quiero compartir dos porciones de la literatura bíblica para poder apoyar mis recomendaciones. A los jóvenes quiero invitarles a acordarse de DIOS en su juventud y no hasta que estén mayores. Así es como piensan muchos jóvenes, que proponen seguir a DIOS hasta el final de sus vidas, sin embargo creo que es grandioso ser joven y adorar a DIOS. Aquí les dejo un pasaje para que lean lo que dice al respecto:

Eclesiastés 12

1 Acuérdate de tu Creador
en los días de tu juventud,
antes que lleguen los días malos
y vengan los años en que digas:
«No encuentro en ellos placer alguno»;

http://www.biblegateway.com/passage/?search=eclesiastes%2012&version=NVI

El otro consejo que quiero brindarles es el poder buscar a DIOS YA. No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy, ni tampoco esperes estar enfermo o sufrir un accidente para hacerlo. No esperes un terremoto en tu país o en tu vida para buscar a tu CREADOR, hazlo ya, búscalo hoy. Mira lo que dice un gran profeta:

Isaías 55:6

6 Busquen al SEÑOR mientras se deje encontrar,
llámenlo mientras esté cercano.

http://www.biblegateway.com/passage/?search=isaias%2055&version=NVI

Bueno, espero que estas palabras puedan animarlos a buscar a su PADRE CELESTIAL. Recuerden dejar sus comentarios para enriquecer este blog, muchas bendiciones.